31 enero, 2008

En ComunicAcción-

Lee en ComunicAcción:
  • Negocios en Internet
  • Sigue aumentando la venta de computadoras
  • El libro en peligro

30 enero, 2008

Los videojuegos al fin salen del sótano

La atención mediática alrededor de los videojuegos no deja de crecer. Después de muchos años de ocupar el sótano en la galería de las maravillas tecnológicas de la era digital empiezan a ser colocados en las vitrinas de los pisos principales. Sería fácil afirmar que esto se debe a la importancia económica que ha alcanzado el sector en estos últimos años. Sin embargo, el el lejano 1992 Nintendo ya era la segunda empresa del sector audiovisual de mayor facturación en el mundo por detrás de Time-Warner (sobre la historia de los videojuegos consultar, "Los videojuegos un fenómeno de masas" de Diego Levis)

video
Pong de Atari (1975)- El primer videojuego comercial


¿Cuál es la diferencia entre 1992 y hoy? Durante la década de 1980 y gran parte de la década de 1990, quienes jugaban a este tipo de juegos electrónicos eran principalmente niños y adolescentes. Hoy los videojuegos han dejado de ser un asunto de niños. Un gran número de adultos juegan habitualmente a alguna modalidad de videojuego En muchos casos se trata de aquellos niños y adolescentes que jugaban con los videojuegos de Atari a principios de la década de 1980 o al Super Mario Bros con los primeras consolas Nintendo a finales de la década de 1980 y principios de la década de 1990, años antes de la popularización y expansión de Internet a partir de la creación de la World Wide Web. Pero no sólo ellos son quienes juegan.
Según la consultora Forrest Research el 37% de los consumidores estadounidenses declara jugar con videojuegos. Las mujeres , contrariamente a la creencia popular, constituyen el 49% de los jugadores. Los fabricantes deben empezar a pensar de un modo diferente acerca de sus clientes, la sociedad en su conjunto debe comenzar a reformular sus prejuicios.

Artículos recomendados sobre la industria de los videojuegos:

21 enero, 2008

El comentario de un lector del diario La Nación acerca de la educación con motivo de un artículo del Dr. Martín Becerra

Interesante y polémico comentario que invita a la reflexión y al debate:
Antes de que los docentes de TODOS los niveles comiencen a enviar comentarios pedagógicos modernos y de los otros, intentando ARTICULAR lo inarticulable, sería bueno que recuerden que estamos en el siglo XXI, que la desigualdad y las atrocidades son el modus vivendi de millones de personas, especialmente de niños. ¿Qué es lo que pretenden ahora? ¿Profundizar la brecha que separa a los estudiantes con acceso a la tecnología de los que no la tienen? ¿O acaso es uno más de los pretextos que han esgrimido históricamente para justificar la transmisión de sus limitaciones, prejuicios, propia ignorancia y mezquindad?. Señoras y señores: dejen de ser trabajadores sociales de la educación, paren con los cursos que les dan puntaje y nada más, renuncien a las cátedras que los “prestigian” a las que ni siquiera concurren. Ustedes son quienes deben leer, instruirse y mirar un poco más la realidad, ésta los viene aplastando y descalificando, pero pareciera que el titulejo de “docente” los autoriza, no sólo para analizarla, también para erigirse en jueces de conductas y tendencias. Hagan su trabajo los que pueden, los que ante los cambios se informan para comunicarse con sus alumnos, los demás comiencen a preguntarse porqué en la historia de la Argentina, jamás hubo un movimiento, una corriente, una huelga, que hiciera sentir sus quejas ante la depredación educativa. Frente a un grupo de delirantes que confundió y sigue confundiendo educación con colonización, la mayoría de los docentes fueron y son pasivos. La REFLEXIÓN y el estudio les es ajena, y cuando se enfrentan con alumnos lectores y preguntones no son capaces de acompañarlos en sus inquietudes (que son las de la sociedad señores), los acallan con la repetición de los “contenidos” de los esquemáticos y coloridos manuales confeccionados por empleados de editoriales multinacionales. Entonces, dejen que la gente trate de no quedarse afuera y acompañen los procesos con un poco más de interés. Los docentes seguimos discutiendo y algunos escribiendo cosas que sólo leen algunos docentes, mientras el mundo sigue andando. A estas alturas, la tecnología ya no es una moda, todo está informatizado, la mayoría de los adolescentes de las villas miseria tiene un celular, y más actual y costoso que el nuestro. Ellos van al Cyber a jugar con programas de juegos que solo entienden los analistas de sistemas y juegan y ganan porque para competir tienen que pensar cómo vencer. Si en la escuela sus docentes se interesaran por los juegos, se darían cuenta de que son historias épicas, guerras actuales con héroes y villanos, etc. Pero es preferible descalificar, juzgar, antes que interiorizarse sobre lo que pasa en la cabeza de los niños y jóvenes que ya saben que “los maestros no saben nada”. Es casi verdad, mientras se reciban migajas del conocimiento a través de Internet y no haya docentes que hagan de ellas un pan sabroso y nutritivo, los chicos que no tienen dinero, seguirán sin enterarse que casi gratis pueden acceder a la lectura de autores y trabajos científicos que les plantearían el desafío de vencer la desigualdad. ¿O tienen miedo de que piensen y se den cuenta que estamos en manos de cuatro locos con carné?

"El correlato de un país con varias fracturas" por Martín Becerra en La Nación (20 de enero de 2008)

18 enero, 2008

El fin de un sueño: El fiasco de las OLPC

A finales de 2005, Daniel Filmus, por entonces Ministro de Educación de la Argentina, anunció la compra de un millón de computadoras portátiles de 100 dólares por unidad, destinadas a alumnos de las escuelas públicas del país dentro del proyecto OLPC (Una laptop por chico) lanzado por Nicholas Negroponte. Al leer la noticia, mi convicción de que es posible una vida mejor en un mundo más justo, pudo más que el escepticismo ante un proyecto que la razón me indicaba de muy difícil realización. Especialmente en nuestro país, tan sensible, tradicionalmente, a los cambios de humor de gobernantes y otros funcionarios y a las presiones corporativas y empresariales.
Pasó el tiempo.... y al fin en el segundo semestre de 2007, se iniciaron las primeras pruebas piloto del llamado modelo 1.1, pero las máquinas utilizadas no eran las del proyecto OLPC sino unas computadoras portátiles de prestaciones reducidas fabricadas con fines principalmente comerciales por el gigante informático INTEL bajo entorno Windows (Classmate) . Lejos muy lejos de las promesas de innovación pedagógica que acompañaban al "sueño" OLPC

El seis de enero pasado Clarín publicó un artículo, firmado por Pablo Calvo, cuyo título lo dice todo: "El plan de PC baratas para niños quedó convertido en un negocio", en el cual relata parte de la historia de la OLPC en la Argentina
La máquina de OLPC, como saben todos los que han seguido el proyecto desde sus comienzos, no alcanzó todavía la calidad operativa que se esperaba. Esto no implica que la idea OLPC no sea excelente y necesaria. Los modelos comerciales (Classmate y otros) desarrollados para competir con OLPC no responden a los mismos principios educativos. Por este motivo, no son intercambiables.
A causa de experiencias en escuelas de Estados Unidos se empieza a cuestionar el uso de computadoras portátiles en el aula.
OLPC no era solo una máquina barata sino, y sobre todo, un modelo pedagógico diferente.

La verdadera brecha es la educación

Tener una computadora, estar conectado a Internet por sí mismo no modificará nuestra relación con la realidad. La educación es el camino para mejorar la vida de las personas. Una educación enfocada en el conocimiento como instancia superadora de la acumulación de informaciones y de habilidades. Un conocimiento consagrado al ser humano y no a la mera producción de bienes y servicios que apunten únicamente al incremento del consumo y de los beneficios económicos

El prestigioso sociólogo catalán Manuel Castells reflexiona en una entrevista publicada el 6 de enero en el diario "El País" de España acerca del lugar que ocupa Internet en la construcción de la sociedad contemporánea, subrayando la importancia de la educación y el temor que sigue ocasionando en el poder los usos sociales y colaborativos que se dan en la Red-
Leer entrevista a Castells "El poder le tiene miedo a Internet".
Para ampliar:
Cerco a las descargas en la Red - publicado en "El País" 12 de enero de 2008


16 enero, 2008

Tecno-dormitorios: refugios domésticos contra el temor a compartir

Primero fueron el televisor con control remoto y el radio-despertador, después le tocó el turno a la videocasetera y a los equipos de sonido, y más recientemente a la PC y al reproductor de DVD. El dormitorio de los argentinos poco a poco se va poblando de aparatos electrónicos.
La tradicional imagen de la familia reunida alrededor de un único televisor comienza a difuminarse en el tiempo a medida que distintas pantallas se expanden por el hogar. La estructura y el funcionamiento de las familias tampoco es la misma. Los momentos y los lugares de encuentro para charlar (y mirarse) se reducen.
>El dormitorio, otrora reservado principalmente al descanso, es hoy un espacio de refugio multimedia para padres e hijos cada vez menos habituados a compartir momentos. Televisores, reproductores de sonido, videojuegos, devedés y computadoras que les permiten acercarse de distintas maneras a otras personas, a otras ideas, a otras realidades haciéndoles sentir parte del mundo. Pantallas que, a modo de biombos electrónicos, muchas veces alejan de los seres queridos y del propio entorno.

Una versión de este artículo fue publicada en el diario "Clarín" de hoy

12 enero, 2008

Cooperar, compartir, participar: la esencia de Internet

You Tube y otros sitios de la llamada Web social, responden a los mismos principios para los cuales fue creada la Red a comienzos de la década de 1990: cooperar, compartir, participar.

Lo interesante de este tipo de propuestas, en las que participan millones de personas en todo el mundo, es que generan una nueva dinámica socio-cultural y política. Hoy cualquier persona que tenga acceso a una computadora conectada a Internet puede publicar y difundir las imágenes, sonidos y textos que desee, sean o no de su creación, de un modo sencillo y gratuito. Como consecuencia de esto, se empieza a consolidar un nuevo modelo de comunicación social en la que los mass-media ya no tienen el monopolio de la palabra y la imagen pública.

You Tube se ha constituido como una suerte de gran archivo audiovisual en donde podemos encontrar desde video caseros a obras cinematográficas clásicas, difíciles de conseguir por otras vías. El hecho de que la calidad de reproducción de las imágenes sea baja, mitiga las protestas por el no respeto de los derechos de autor.

Un escaparate que no pasa desapercibido para las empresas, instituciones públicas y partidos políticos quienes comienzan a utilizar este espacio para difundir videos de sus actividades. La fragmentación de la audiencia en la Web hace muy difícil evaluar el alcance social, político y cultural que puede alcanzar esta práctica todavía incipiente.